lunes, 23 de diciembre de 2013

28 D CONCENTRACIÓN EN LA GAVIDIA

28D POR LA EXHUMACIÓN DE LOS INOCENTES ASESINADOS.
CONTRA EL EXPOLIO DE LAS FOSAS DEL FRANQUISMO.



Este próximo sábado 28 de diciembre (día de los inocentes) nos volveremos a ver en la Plaza de la Gavidia (Sevilla) como venimos haciendo desde hace más de cinco años reivindicando las exhumaciones de las fosas del franquismo. De todas las actuaciones que las asociaciones, instituciones y grupos interesados en la cuestión de la Memoria Histórica llevan a cabo, entendemos que son las exhumaciones de fosas la actividad que debemos tener por prioritaria. Exhumar una fosa es un acto que constituye un fin en sí mismo y que al mismo tiempo cumple otras tareas no menos importantes. Es un fin en sí mismo ya que los asesinos tenían dos objetivos al cometer sus viles crímenes: despojar de la vida a la víctima y también robar la posibilidad a la familia del asesinado de llorar la muerte de su allegado en un enterramiento digno y elegido por aquellos a quienes correspondía, al mismo tiempo que borrar las pruebas de sus delitos. A “nuestras” víctimas no podemos devolverle la vida, pero si podemos llevar la contraria a sus asesinos sacándolos de las fosas donde los arrojaron para, por fin, llevarlos hasta un lugar que pueda denominarse enterramiento digno

Una exhumación es también una demostración del genocidio que cometieron los fascistas de este país, genocidio que hoy todavía hay quien se atreve a negar o minimizar, es evitar que el borrado de pruebas que pretendían sea efectivo. Cuando se abre una fosa como la de El Bosque (la primera realizada públicamente en Andalucía y que próximamente cumplirá DIEZ AÑOS del inicio de la exhumación por parte de empleados públicos) Cazalla de la Sierra, La Puebla de Cazalla, Zalamea la Real, Gerena, Málaga, Teba, Moraleda de Zafallona, Guachos, Sierro, Alcalá del Valle,  … o cualquiera de los centenares que hay en Andalucía, queda patente el crimen fundacional de la dictadura fascista instaurada en el 39, los cuerpos de las víctimas son la prueba inquebrantable e innegable del ímpetu asesino y de la falta de piedad de aquellos que actuaron inspirados en sacrosantos valores. No hay mejor prueba de cargo que contemplar una fosa abierta ni mejor reparación para las víctimas y sus familiares que trasladar los restos del sitio que sus asesinos decidieron que fuese su tumba.


Es por ello que asistimos con preocupación al hecho de la pequeña partida, que para esto se ha recogido en los presupuestos andaluces y relacionado directa-mente, también en la última orden de subvenciones de la Junta de Andalucía, a través de la Dirección General de Memoria Democrática, tan sólo UN EURO DE CADA CUATRO vaya destinado a exhumar fosas, y que proyectos de exhumación de fosas se hayan quedado fuera o hayan sido replanteados para la “indagación”, “señalización” y otras actuaciones que entendemos preliminares pero que no pueden ser un fin último. Estas primeras acciones en las fosas si tienen una importancia numérica y económica en dicha orden que las exhumaciones no tienen. Esperamos que estas fosas localizadas, indagadas, señalizadas, etc. sean objeto de una postrera actuación que termine el proceso sacando los cuerpos de esos indignos lugares, para poder cumplir con los objetivos antes descritos del proceso exhumatorio, no entenderíamos como completada la actuación sobre una fosa con su simple localización y señalización.

En este contexto se hace imprescindible hacer mención a los hechos ocurridos recientemente en La Algaba (Sevilla), si grave es que se destruya una fosa de víctimas del fascismo, peor aún es que se tenga que oír o leer que se justifique esa acción porque eran “mendigos” o “indigentes”, más allá de las circunstancias o la época en que una persona acaba en una fosa común, es de una falta de sensibilidad terrible amparar que se remuevan mecánicamente los restos de unas personas impunemente amparándose en la falta de recursos económicos en vida de aquellos que yacen muertos. Si además eso se hace a personas que fueron presos esclavos de un campo de concentración, resultan aún más impresentables, inauditos e injustificables los argumentos, los hechos y la falta de consecuencias (a día de hoy) de los hechos de La Algaba. Ya pasó con anterioridad en otros lugares (Orgiva. Granada) con los restos de guerrilleros.  Frente a estas prácticas, y en situaciones similares (antiguo cementerio) destacar la que realizará el ayuntamiento de la Puebla de Guzmán a partir de febrero de 2014 con la realización de catas arqueológicas para una futura exhumación de la fosa común donde están los restos de 15 mujeres asesinadas.
 CONVOCA Y DIFUNDE

Se agradece la divulgación


Alcalde Isacio Contreras 2b, local 8 / 41003 Sevilla