viernes, 24 de enero de 2014

NOTA DE PRENSA PLATAFORMA DE APOYO A LA QUERELLA ARGENTINA

Plataforma Andaluza de Apoyo a la Querella Argentina

NOTA DE PRENSA DE 22 ENERO 2014.




                                                                                              Sevilla, 22 enero 2014


UN RELATOR ESPECIAL DE NACIONES UNIDAS ACUDE A SEVILLA PARA ENTREVISTARSE CON ASOCIACIONES DE MEMORIA HISTÓRICA

Los cometidos del Relator se centran en la búsqueda de la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición en situaciones postautoritarias

El Relator Especial de Naciones Unidas sobre la promoción de la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición, Pablo de Greiff, va a estar los próximos viernes y sábado, días 24 y 25, en Sevilla, dentro de la visita que está realizando a España desde ayer, 21, hasta primeros de febrero.  

En el transcurso de la misma, el Relator va a visitar diversas comunidades autónomas y se entrevistará con responsables políticos y entidades ciudadanas, entre ellas, la Plataforma de Apoyo a la Querella Argentina contra los crímenes del franquismo y diversas asociaciones de Memoria Histórica.

En Andalucía, concretamente, su visita se centrará en Sevilla, donde el viernes, 24, a partir de las 16.00 y en el hotel NH de Plaza de Armas, se entrevistará con asociaciones de Memoria Histórica de toda Andalucía. El sábado, 25, y entre otras actividades, visitará un Lugar de Memoria relacionado con la represión franquista, aun por determinar. 

Según  lo previsto, con la información recopilada, el Relator elaborará un informe que  presentará ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en septiembre del presente año. 


Objetivos y funciones del Relator Especial Pablo de Greiff

Según documento del propio Relator Especial (*), sus funciones consisten en colaborar con los estados respectivos en la elaboración de medidas que permitan la búsqueda de la verdad, las iniciativas de justicia, la reparación y las garantías de no repetición en situaciones postautoritarias o de conflicto. Estas medidas, denominadas en conjunto como “Justicia de transición”, deben posibilitar que una sociedad supere un pasado de abusos a gran escala, servir a la justicia y que los responsables rindan cuentas, de modo que contribuirán a prevenir futuras violaciones de derechos humanos y ayudarán a la cohesión social y a una auténtica reconciliación. 

En todo el proceso, según el mismo informe, la participación de las víctimas es esencial, ya que, y entre otras consideraciones, para buscar la verdad, las víctimas deben ser escuchadas y poder denunciar los hechos; para que los enjuiciamientos comporten medidas de justicia reales, éstas deben participar efectivamente en los procesos judiciales; y para que las medidas de reparación sean eficaces, deberán ser proporcionales al daño infligido.

Citando literalmente el documento,  “La reconciliación no deben entenderse como una alternativa a la justicia. En muchas partes del mundo, miembros de regímenes anteriores se han servido de la reconciliación para exigir a las víctimas su perdón y el olvido, y así se ha causado a ellas una mayor aflicción”. 


(*) Informe del Relator Especial,  sobre la promoción de la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición, Pablo de Greiff.  9 agosto 2012.