martes, 10 de enero de 2017

El Arco de la Discordia


RODRIGO CASTELEIRO.


El monumento de Moncloa homenajea 77 años después la entrada de las tropas golpistas en la capital.


El 28 de marzo de 1939, las tropas sublevadas de Franco tomaban Madrid tras 28 meses de asedio.Cuatro días después se publicaba el último parte de guerra de los golpistas. Se ponía fin, así, a una sangrienta Guerra Civil que causó alrededor de medio millón de víctimas. Han pasado 77 años y ha habido seis presidentes del Gobierno distintos. Pero en el distrito de Moncloa-Aravaca se sigue celebrando la llegada de ese ejército victorioso. A la entrada de la autovía A-6, se levanta inalterable el monumento franquista del Arco de la Victoria. Un homenaje al triunfo de Franco sobre la República. Y una puerta de entrada a otro tiempo que ha llegado hasta nuestros días descuidada por las distintas Administraciones, pero con la memoria aún viva de aquellos trágicos días.