domingo, 11 de mayo de 2014

Más pruebas del terror


OLIVIA CARBALLAR / 10 May 2014
Los primeros restos hallados en la fosa de El Madroño. // Amhyja / Antonio Manuel MateosLos primeros restos hallados en la fosa de El Madroño. // Amhyja / Antonio Manuel Mateos
Los trabajos de excavación comenzaron a principios de esta semana y ya han salido a la luz los restos de 29 personas. Son los primeros huesos encontrados, pero hay muchos más. Es la fosa de El Madroño, un pequeño pueblo de Sevilla especialmente castigado durante la represión franquista. El Ayuntamiento y la Asociación de Memoria Histórica y Justicia de Andalucía (AMHyJA), impulsores de la exhumación, calculan que en aquel lugar pudieron asesinar a unas 60 personas. “Ha sido sorprendente lo pronto que han aparecido. Parece que estaban esperando este momento”, explica el presidente de la AMHyJA, Rafael López, que insiste en una sensación que se repite: “El dolor que produce ver multitud de cuerpos tirados en una fosa y que esto no haya importado a los grandes poderes del Estado”.
La disposición de los restos, algunos de ellos hallados bajo pedruscos de grandes dimensiones y en un mal estado de conservación, indican la violencia con la que fueron tirados a un agujero de dos metros de ancho por 11 de largo: brazos separados, cuerpos boca abajo, piernas cruzadas… Dirigidos por la arqueóloga Elena Vera y el antropólogo forense Juanma Guijo, los trabajos de investigación, que han contado con una subvención de la Dirección General de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía, muestran al menos hasta cuatro niveles de enterramiento por superposición. Junto a los cuerpos también han sido hallados objetos personales como carteras, cinturones, mecheros, botas y restos de prendas de vestir como botones y gemelos.
La fosa se ubica junto a uno de los muros perimetrales del cementerio sobre el que durante años, según el testimonio de vecinos de la localidad, se apreciaron los impactos de los proyectiles de las ejecuciones, explican desde la AMyJA. Está señalizada con un pequeño monumento que honra a los que “dieron su vida por la libertad” que el Ayuntamiento erigió hace casi dos décadas.
La asociación espera concluir la primera fase de la excavación la próxima semana. “Nos queda mucho trabajo por hacer, pero ya hemos dado un paso definitivo en la dignificación de la memoria de más de 60 personas que permanecen en la fosa”, concluye López.
MÁS CASOS EN LA ZONA
Pero no es la única en el entorno. En una fosa en la cuneta en El Álamo, una aldea perteneciente a El Madroño, fueron localizados dos mineros: Emilio y José María. Aquella exhumación, realizada en 2011, no contó con ninguna subvención. El empeño de Santiago Fernández por encontrar a su tío Emilio hizo posible el hallazgo, que terminó con un entierro digno en el cementerio de Osuna. Aún busca también en la zona a otro tío: Benito. No lo tiene fácil porque la finca donde supuestamente está enterrado es muy extensa.
En el Barranco La Tubería se ubicaba la fosa de José López Pérez, asesinado en noviembre de 1936. Fue exhumada por los familiares el 26 de julio de 1981 y enterrado en un nicho del cementerio de El Madroño, como indica el mapa de fosas elaborado por la Junta de Andalucía: “Fue asesinado en el mismo lugar de enterramiento. Muerto en una de las numerosas batidas realizadas por el ejército franquista y la Guardia Civil en esta sierra contra los numerosos grupos de familias huidas que andaban por los montes. Exhumado al día siguiente de la muerte de su hermana y enterrada en el nicho con ella (27-7-81)”.