martes, 30 de noviembre de 2010

Antonia Parra, presidenta de DIME Marchena: “Soy bárbara, lo confieso, porque estoy de lado del juez Garzón”.




Extraido de : LaVozdeMarchena.es/V.M.



La presidenta de la Asociación para la Recuperación y Dignificación de la Memoria Histórica de Marchena, leyó unas emotivas palabras en el homenaje que en Aguilar de la Frontera se le prestó al juez por su presunta prevaricación al investigar los crímenes del franquismo. “Soy bárbara, lo confieso, porque estoy de lado del juez Garzón”, exclamó la marchenera en respuesta a quienes consideran “bárbaros” a quienes nos indignamos por lo que está ocurriendo con el juez. (fotografía: Antonia Parra con Rosario Molina, esposa de Baltasar Garzón).


Según nota que nos transmite DIME Marchena, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Aguilar de la Frontera (Aremehisa) entregó ayer el IV Premio José María León al juez Baltasar Garzón por su entrega y defensa de las libertades democráticas, de la justicia y el derecho, tal como puso de manifiesto el presidente de este colectivo, Rafael Espino.

El homenajeado no quiso estar presente por el proceso de presunta prevaricación actualmente abierto, por lo que fue su mujer, Rosario Molina, la que estuvo presente en el acto y recogió las distinciones entregadas.

Abrió el acto Rafael Espino, recordando todo el proceso judicial seguido en Aguilar, tras las denuncias por desapariciones forzosas y el archivo del caso en febrero del 2010. También el caso de las 150.000 personas desaparecidas a nivel nacional de las que sólo unas 5.000 han sido exhumadas.

La marchenera presidenta de DIME, Antonia Parra, leyó con la voz entrecortada unas breves palabras con las que aclaró conceptos para los teóricos contrarios al denominado por los sectores conservadores “revisionismo histórico”, por lo que declaró: “Soy hija de un hombre bueno, un jornalero que soñaba con el derecho al pan para todos, soy hija de alguien quiso un país mejor para sus hijos y los hijos de sus hijos, soy hija de alguien que nunca hizo daño daño a nadie y que llamó su hija mayor Libertad, que lo asesinaron vilmente en una tapia a las afueras de un pueblo cuando apenas tenía treinta y tres años. Será por eso que hay señores que dicen que somos bárbaros cuantos nos indignamos por lo que está ocurriendo en nuestro país con un hombre valiente que ha querido restituir la dignidad a tantos y tantos muertos. Soy bárbara, lo confieso, porque estoy del lado del Sr. Garzón”.

Por su parte el fundador de Jueces para la Democracia, Antonio Oñate, habló sobre el procedimiento que jueces y fiscales han seguido en relación a las demandas de desaparecidos durante la Guerra Civil y que calificó como irregulares.

Además, manifestó su total apoyo al juez Garzón y consideró imprescindible una respuesta adecuada por parte de los tres poderes del Estado y la búsqueda de la verdad, la justicia y la reparación a los familiares de las víctimas.

Rosario Molina, tras recibir el premio, agradeció el homenaje y transmitió la voluntad de su marido de seguir luchando por la dignidad y la reparación de las víctimas del franquismo.