domingo, 25 de octubre de 2009

ENTREVISTA A JUAN GALLO, COMISARIO DE RMH


Juan Gallo (Sevilla, 1945) será el encargado de pilotar la apertura de la fosa de Lorca, que se iniciará la próxima semana para evitar las lluvias, y quiere hacerlo con «justicia» para las familias y con el «máximo rigor» científico.


El Correo de Andalucía: Carmen Rengel 25/10/2009 -


Lleva tres meses en el cargo, el cuarto comisario de Memoria en cuatro años. ¿Tiene ya claras sus apuestas de gestión?-Desde luego. Voy a profundizar en todo lo que había antes, muy acertado para mi gusto, pero lo voy a extender a todas las provincias para tener frentes abiertos en todas ellas. Eso faltaba. Lo primero es impulsar la apertura de fosas, lo más doloroso para las familias. Ya estamos trabajando en dos: la del cementerio de San Rafael, en Málaga, con 2.840 víctimas, y la de Puebla de Cazalla, en Sevilla. Una la financiamos con 140.000 euros y otra con 40.000. Hemos abierto una línea de trabajo con las diputaciones para firmar convenios, muy avanzados ya con Sevilla y Cádiz, y barajamos más fosas en Córdoba. Y queremos aclarar cuántos andaluces hay en el Valle de los Caídos.

-¿Y cómo lo van a lograr?

-El Gobierno central acaba de aprobar una resolución, que desarrolla la Ley de Memoria Histórica de 2007, para que se dé ese listado a las autonomías. Yo ya he pedido el de los enterrados andaluces. No me importa si son vencedores o vencidos, lo quiero porque sus familias tienen derecho a saber dónde están. Entre ellos habrá también nacionales, claro, gran parte de la gente a la que tocó luchar en ese bando fue movilizada o les pilló la mili en ese lado de la España dividida.

-¿Pero se conseguirán datos fiables? Hay lagunas inmensas sobre esos días.-Sí. El dictador hizo aquel engendro, que es muy profundo hacia abajo, y se encontraron con que había más nichos que cuerpos de los vencedores. Quisieron llenarlo y mandaron un telegrama a los alcaldes, los jefes locales del Movimiento, y parece ser que no entendieron muy bien la petición, pero el caso es que enviaron a todos los muertos, para ellos era muy fácil ir a donde estaban las fosas. ¡Si los habían matado ellos! Y muchas veces los mandaban para allá con el listado preciso, aunque no podamos aún aproximar un número. Lo tendremos en seis meses.

-Su primera decisión ha sido la apertura de la fosa de Alfacar. ¿Por qué esta y no otra?-Ya estaban en marcha dos importantes y había que equilibrar entre provincias. Es una de las fosas que más y más antiguas reclamaciones tenía desde hace décadas. Es justo. Además, está muy señalizada, en la zona pudo haber 3.000 asesinatos de los 7.000 de la provincia de Granada. Hay relatos de expertos de la Diputación y testigos que la marcaban, hay una piedra que, a modo de tapia natural, tiene los impactos de bala, y ahora el georadar constata que hay indicios de huesos. Nos ponemos en marcha porque nuestra guía principal son las familias que quieren recuperar a sus desaparecidos del bando perdedor. A los que ganaron los excavaron, los medallearon...


-¿Servirá para reimpulsar las aperturas de fosas?

-Supondrá un antes y un después, un punto de despegue de las políticas de memoria dentro de la filosofía que tenemos de que las familias mandan, para bien o para mal. Es la primera vez que aplicaremos un protocolo garantista que aporta una seriedad total al proceso. El protocolo del Gobierno central llevaba dos años en el cajón y lo hemos activado. Sólo Aragón tiene lo que tiene Andalucía. Y hemos reformado el comité técnico que revisa las exhumaciones, que desde que se creó en 2003 sólo se había reunido una vez.

-¿Se ha tratado de forma especial a los Lorca?-No... Recuerdo que no buscamos a Lorca, no lo han pedido, buscamos a hombres que, dice la historia, fueron enterrados con él: Francisco Galadí y Joaquín Arcollas, Fermín Roldán y Miguel Cobo. A los Lorca se les declaró interesados, pese a no ser familiares directos [son sobrinos-nietos], y se les escuchó. Si hay una familia que tiene un pariente asesinado y lo quiere dejar donde yace, bueno, que se quede, ya hemos tramitado la declaración de zona de enterramiento que pidieron. Guardarse la opción de cotejar más tarde el ADN es una decisión personal.


-¿Cómo van las labores de instalación de la carpa?-Bien. Empezaremos por cuatro de las seis fosas localizadas, en las que hay más indicios. Hemos tapado el perímetro por tranquilidad para el equipo y para evitar el "circo mediático". Cada uno de los cuatro expertos que lideran los equipos [investigación preliminar, exhumación, forense, informe final] tendrá su gente, unos 40, con monos idénticos, sin móviles ni aparatos de imagen; deberán firmar una cláusula de confidencialidad, pero cada vez que finalice una fase daremos conocimiento público de lo que hayamos encontrado. Siempre hay alguien dispuesto a pagar un dineral por algún detalle, pero hay que evitar daños innecesarios.

-¿Como los espías?-Como dijo la consejera, el estudio presentado por una empresa privada es un burdo montaje. Por eso tenemos todo el perímetro con vigilantes privados y un guardia civil, para evitar miradas curiosas y daños a la fosa.

-¿Y cuándo se abre?-La próxima semana, seguro, sin ninguna duda. No podemos esperar más. Las lluvias pueden complicar la tarea, porque hay lomas que pueden servir de escorrentías. Es peligroso.

-¿Cuándo se aprobará el plan estratégico de memoria prometido para junio?-Está archivado porque pertenece a otras circunstancias económicas, conllevaba una inversión que en este momento la Junta no puede realizar. Imagine que un detalle era que la Consejería se fuera de su sede y esto se convirtiera en centro o museo. El sitio es emblemático [el antiguo cuartel del golpista Queipo de Llano] pero no sólo había que lograr fondos sino personal.


-¿Se paraliza totalmente?-Se están cogiendo los elementos interesantes que no conllevan un gran coste, como la creación de unos premios sobre recuperación de la memoria, que el año que viene estarán funcionando. Las exposiciones se irán espaciando esperando tiempos mejores. Llegarán en 2011. Es lógico que sean entonces, a los 75 años de la legalidad vencida. Y seguimos con subvenciones a asociaciones, jornadas, libros...


-¿Y el mapa de fosas?-Tenemos ya las investigaciones de las asociaciones provinciales. Luego las revisan las universidades y ahora nos queda unificar. En seis meses estará completo y listo para llevar a exposiciones y conferencias. -¿A quien alega que mejor olvido que memoria qué les dice?-Que hay que rescatar la memoria por dignidad. Los humanos siempre han querido un lugar para sus muertos, con un enterramiento digno y reglado. Un espacio en el que saber dónde buscar, dónde están los muertos, pero estas familias no lo saben, no han decidido. No se pide venganza. No hablo de los asesinos, sino de víctimas y familias. No me importan los nombres de los asesinos.

1 comentario:

daalla dijo...

Los andaluces me dáis una sana envidia. Aquí, en Aragón, estamos aún muy lejos de vuestros logros, de los cuales me alegro mucho pues espero que sirvan para marcar el camino a otras comunidades que, como la mía, tienen mucho camino por recorrer aún.
Un abrazo